Saltar al contenido

PAGO DE LOS CAPELLANES CRIANZA 2017


PAGO DE LOS CAPELLANES CRIANZA 2017

PAGO DE LOS CAPELLANES CRIANZA 2017

100% Tempranillo

Pago de los Capellanes

FICHA TECNICA:

  • Bodega:Pago de los Capellanes
  • Marca:Pago de los Capellanes Crianza
  • D.O.:Ribera del Duero
  • Tipo:Tinto Crianza
  • Añada:2017
  • Graduacion:13.5% vol.
  • Produccion:Ribera del Duero
  • Variedad:100% Tempranillo
  • Zona:
  • Tipo de Barrica:El vino reposa con barricas de roble francés
  • Tiempo en Barrica:Durante 12 meses .

Parker: – Decanter: –

Ribera del Duero


CATA:

  • Vista: A la vista nos ofrece un color guinda muy intenso con ribetes cardenalicios.
  • Nariz: En nariz es muy franco, con aromas de fruta roja madura y toques balsámicos.
  • Boca: Su paso por boca es suave, llenando el paladar de exquisitos sabores a ciruela y arándano, con un final largo y elegante. Destaca su equilibrio y su acidez viva.
  • Temperatura de servicio: Se recomienda servir a 16ºC.
  • Consumo: Óptimo hasta 2022 aproximadamente.

MARIDAJE:

Pollo de campo relleno de frutos secos y asado con manzana El sabor del pollo de campo con la manzana asada combinan muy bien con el carácter frutal y fresco de este vino. deal con solomillo ibérico a la plancha con salsa confitada, croquetas de ceps y de gorgonzola o bacalao confitado.


INFORMACION GENERAL:

El Pago de los Capellanes Crianza es un vino que prácticamente no requiere presentación. Se trata de uno de los principales baluartes de la bodega de Pedrosa de Duero, un tinto que pese a compartir protagonismo con los otros cuatro tintos de la casa, ha conseguido posicionarse por sí sólo gracias a su enorme personalidad. Como es habitual en Pago de los Capellanes, se elabora únicamente con uvas de la variedad tempranillo cultivadas sobre suelos arcillocalcáreos, y comparte con sus hermanos la elegancia y la estructura que parecen ya indisociables a la bodega del matrimonio Rodero-Villa. La vendimia de sus uvas suele iniciarse en octubre y el mosto empieza a fermentar poco después, con levaduras autóctonas. Acabada la fermentación, el vino se traslada a barricas de roble francés de 300 litros en las que se armoniza durante doce meses antes de su embotellado. Tras el corcho de cada botella se esconde un vino de color picota intenso, con bordes violáceos. En nariz es noble y honesto, y la aparente pugna entre los aromas primarios de la fruta (ciruelas y moras) y los derivados de la crianza (especias y torrefactos) se zanja con un resultado beneficioso para ambas partes; tales son su equilibrio y complejidad. Las especias como la vainilla y la pimienta dan la mano a los aromas de frutos silvestres y regaliz llevándonos ineludiblemente a un primer sorbo impactante. En boca es delicado y firme a la par, cremoso y balsámico, con taninos finos pero vivos que permiten gozarlo de inmediato o guardarlo durante un buen tiempo. Su final es pura esencia de la Ribera del Duero: largo, equilibrado y adictivo.